Reseña Historica

Enclavada en una población campestre, provista de risueños viñedos y de numerosos frutales, se encuentra la casa "Nuestra Señora del Tránsito", en la ciudad de Molina. Pertenece a la Diócesis de Talca y antes de ser administrada por las Hijas de María Auxiliadora, lo fue durante 40 años por las beneméritas religiosas de la compañía de María. Por quedar solo cuatro religiosas, no pudieron atender el trabajo ya requerido en las viñas y en el internado de beneficencia para niñas pobres, como lo pedía el testamento de la donante, señora MARÍA DEL TRANSITO CRUZ.

El Sr. Obispo el Talca solicitó a las H.M.A. que aceptaran la obra, y el 2 de enero de 1919 llegaban a Molina: Sor Amelia Bandiera, Sor Sara Silva, Sor Juana Fernández y Sor Francisca Campaña.

El 31 de enero, fiesta de Don Bosco, entonces venerable, las Hnas., junto con las niñas del internado, le ofrecieron un modesto y cálido homenaje. "La Crónica" consigna un episodio digno de nota: al revisar un montón de libros antiguos y de partituras ya descoloridas, las Hnas, encontraron la tapa amarillenta de una antigua alabanza que llevaba pegada una imagen de DON BOSCO. Al verla, un grito unánime de alegría resonó en los corazones de las hijas. ¿Quién habría traído la imagen de este apartado pueblo?¿Cómo penetró los altos muros del convento?¡Qué consuelo!¡Antes de las hijas ya había llegado el Padre!. Llegó hacia mediados de abril, encargado por el Sr. Obispo, el querido MONSEÑOR MIGUEL LEON PRADO, entonces gobernador eclesiástico de Talca. Fue acogido con vivo entusiasmo filial, que el correspondió con su habitual predilección paterna. Se interesó por cada Hermana y todo cuanto necesitaba la casa, tomando nota para presentarla al Sr. Obispo. Los hechos demostraron que las H.M.A. nunca recurrieron a el en vano.

Con el transcurso de los años, el colegio fue aumentando en alumnas y en prestigio.

El 13 de agosto de 1922, con ocasión del Jubileo de Oro de la Congregación, se reunieron por primera vez las exalumnas. El Sr. Párroco las elogió por su trabajo intelectual, moral y espiritual en favor de los demás. Las exalumnas de hoy se mantienen fieles a su consigna de servir y hacer el bien.

Una nueva capilla fue bendecida e inaugurada en 1941 por Monseñor Manuel Larraín, entonces Obispo de Talca.

En la actualidad cuenta con una escuela de enseñanza general básica mixta a cargo de la Sostenedora Sor Purísima Vidal Romero, a partir del 2010 como Directora Pedagógica la Señora Mónica Elena Cornejo González. Cuenta con una Comunidad Religiosa de seies Hermanas 22 Profesores laicos y asistentes. Su matrícula actual es de 640 alumnos que cursan de Kinder a Octavo año Básico.